Un incansable y versátil cirujano y servidor público

Médico cirujano, carabinero, paracaidista, concejal, ingeniero, agricultor y mecánico, son solo algunos de los descriptores de este singular médico que abrazó el sueño de la cirugía a los 6 años y que hasta hoy disfruta la adrenalina propia del Servicio de Urgencia. Llegó a Indisa cuando se atendían solo 30 pacientes diarios en el 2008 y hoy se registran 300. Sus energías no se agotan como médico ni como servidor de la comunidad.
Como cirujano forma parte del staff de Clínica Indisa y es Jefe de turno de su Urgencia por ya 10 años, Christian Beals pareciera que derrama la misma energía y entusiasmo de su juventud en cada proyecto, de la más variada índole, en el que se involucra. A sus 13 años realizó el servicio Militar en la Escuela de Artillería en Linares,  para luego ingresar a Medicina a los 16 y egresar con tan solo 22 años. En un recorrido acelerado tanto en Chile como en Estados Unidos, donde permaneció estudiando tres años y un capítulo especial dedicado a  San Felipe, Beals hace un balance satisfactorio de sus elecciones de vida e incluso tiene un actitud  crítica a la que fue su Institución, Carabineros de Chile , de la que fue parte por 30 años. Y pareciera que el compromiso de servicio corre por sus venas, ya que pronto recibirá un reconocimiento Internacional en honor a su tío abuelo, por su legado solidario en sobrevivientes judíos de la II Guerra Mundial.
Criado en Linares, de familia de inmigrantes Ingleses,   Beals comenta que su decisión de ser médico sucedió a sus 6 años. Fue entonces que su madre presentó un cuadro clínico complejo y generalizado, por lo que fue enviado a buscar un médico con urgencia. Luego de varias horas de recorrer las cercanías sin resultados positivos, decidió en esa caminata de regreso, que sería médico….que nunca más sentiría la impotencia de no poder ayudar y resolver un problema de salud. Y así fue.
“Me inicié en la Medicina siendo estudiante de la carrera, en segundo año ayudante de la cátedra de Anatomía y ayudante de consultorio en Carabineros, por el año 1976. Simultáneamente fui auxiliar técnico en el servicio de salud en urgencia  y más tarde ya recibido, fui  General de Zona en San Felipe, recuerda Cristian Beals. Sin imaginarlo, esa ciudad marcaría su vida, ya que ahí inició su familia, creó el Club de Leones y participó hasta la fecha, en innumerables actividades de desarrollo civil. Tras 3 años de trabajar en un Hospital de New Jersey,  USA, al volver a Chile  Carabineros lo destinó a Santiago, pero siempre mantuvo la atención clínica en San Felipe.
Señala que la vida rural, lo marcó; destacando cualidades insuperables en la calidad de vida, la tranquilidad, el cultivo de la familia y la construcción de comunidad. Fue tal su compromiso con el campo, que durante una década cultivó y exportó ciruelas a Estados Unidos; y con la gente, participó en todos tipos de agrupaciones civiles  como clubes de Huasos y de Rodeo, y hace un año fue electo concejal por la UDI, tramitando más de 50 iniciativas a la fecha, con miras al desarrollo sustentable de San Felipe.
En cuanto a sus habilidades técnicas, el doctor Beals asegura que la oportunidad de ejercer la Cirugía en el Servicio de salud local, con Cirujanos de reconocida habilidades, y  gran experiencia clínica , le ayudó a adquirir una sólida formación y  experticia y que más tarde pudo comprobarlo trabajando en Chile y el extranjero. Uno de estos casos fue su ejercicio de la Cirugía en el Hospital DIPRECA, donde ejerció como cirujano en el Equipo de Cardiocirugía y Tórax, y luego como Jefe de Urgencia del Hospital de Carabineros y Jefe de la División de Cirugía. Se retiró como Coronel tras la muerte del General Bernales, Director de Carabineros en esa época, con el cual tenía mucha afinidad  y respecto de los últimos hechos que afectan a la Institución, comenta: “Tengo un sabor amargo tras mi retiro de Carabineros, y siento que los personajes involucrados, algunos de ellos me persiguieron por ser directo, transparente y recto, virtudes que creo que deben ser las principales de un servidor público como lo es ser un carabinero, ya que los actuales mandos no han hecho un mea culpa y eso daña profundamente la imagen de Carabineros. Hoy aplica ese proverbio chino que dice “siéntate en la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo” y creo firmemente que los buenos tiempos de la Institución terminaron con la trágica muerte del  General Bernales”.
Cristian Beals es un convencido de que es un deber moral dar todo de sí en las diversas facetas de la vida, tratar de aportar desde diversos roles. Y la verdad es que su historia de vida da cuenta de ello. Es más, su valor docente la desplegó desde su paso en Carabineros instruyendo a oficiales acerca de la atención de partos y urgencias, luego en la Cruz Roja de San Felipe, y más tarde con internos de cirugía de urgencias de la Universidad Mayor en Carabineros y hoy de la Universidad Andrés Bello en Indisa.
Precisamente sobre su década en nuestra Clínica, señala que siente un gran orgullo de los logros, el crecimiento y la complejidad que han caracterizado la evolución de Indisa. “Cuando llegué en el año 2008, éramos 600 funcionarios y hoy somos 2000, y en Urgencia atendíamos 30 pacientes por día, y hoy son 300. Desde un comienzo me incorporé a AMCI, agrupación de la que también hemos sido testigos de sus cambios positivos y sus aportes, todos valiosos en una profesión en la que muchas veces prima el individualismo por sobre el interés colectivo. Yo en cambio, creo en valorar los méritos del otro y nutrirme de sus éxitos en un trabajo colaborativo y de enriquecimiento recíproco”, puntualiza.
“LA CIRUGÍA PARA MÍ ES LA ESPECIALIDAD IDEAL, PORQUE DEVUELVE VIDA”
Para el Dr. Beals quien elige medicina por el interés económico, no lo consigue jamás; en cambio el que entra por vocación, la vida misma lo recompensa. Asegura que su afición por la mecánica tiene mucha relación con la cirugía, con sus propios mecanismos, lógica y funcionamiento; y que sin duda era ésta el mejor camino en la medicina para su personalidad y habilidades. “La cirugía para mí es la especialidad ideal, porque devuelve vida. Otras se relacionan más con medicamentos, pero este apoyo tiene resultados inmediatos en las oportunidades de vida de un paciente. En Indisa me ha tocado atender los casos más graves de ingreso a Urgencia, una mujer herida por arma blanca y el reciente caso del chico reality con quemaduras gravísimas, ambos resueltos”, explica.
Como proyecto corporativo, Beals se centra y proyecta en la Unidad de Urgencias de Indisa y propone mejorar el sistema de ingreso. En su opinión, existe el “vicio” de ingresar por urgencia a los pacientes para facilitar la hospitalización temprana. “Los indicadores señalan que un habitante en promedio debiese acudir a un servicio de urgencia cada 3 años y eso se cuadruplica en la práctica. Esta situación colapsa las urgencias y crea una imagen alterada de su calidad de servicio, cuando la solución es solo un tema de gestión hospitalaria. En horas peak se registran hasta 3 horas de espera, especialmente es pediatría; mientras que un médico debiera hospitalizar sus pacientes  sin tener que pasar por urgencia”, sostiene el jefe de turno de Urgencia de Indisa.
ORGULLO FAMILIAR POR EL COMPROMISO HUMANO
El próximo 22 de octubre, en Jerusalén, el doctor Christian Beals representará a su tío abuelo Samuel del Campo, en una significativa ceremonia honorífica. El hermano de su abuelo fue  embajador de Chile en Rumania entre   1941 y 1943 y durante su periodo, emitió un total de 250 pasaportes a ciudadanos judíos que serían trasladados a un gueto en el que más tarde morirían 30 mil judíos en sus cámaras de gas. “Esta historia forma parte de nuestro  relato familiar  y está registrado en los anales de la historia del Ministerio de Relaciones de Exteriores de Chile. Mi tío abuelo recibirá el reconocimiento “Justo entre las naciones”, que Israel concede a aquellas personas de confesión no judía o extranjeros, que merecen consideración y respeto, y será el segundo chileno en recibir el honor”, finaliza con orgullo el doctor Beals.