“Lamentablemente, hemos perdido la capacidad de condolernos con el paciente”

Alberto Pérez Castilla, Jefe de Cirugía y de Pabellones de Indisa
Con más de una década en los pabellones de Indisa y 25 años en el servicio de salud público, desde la atención primaria hasta la dirección hospitalaria en diversos puntos del país, el doctor Pérez Castilla asegura que debemos retomar la vocación de servicio social y sensibilidad compasiva. De nuestra clínica, asegura que el crecimiento ha sido armónico, vinculando el desarrollo tecnológico y de recursos humanos, pero es un esfuerzo cotidiano el fortalecer el vínculo humano entre el personal clínico y el paciente.
[line]
Artífice del desarrollo exponencial de la cirugía mínimamente invasiva y robótica en Indisa, el doctor Alberto Pérez Castilla es un médico orgulloso de los logros del equipo de cirugía y de los beneficios entregados a sus pacientes y sus familiares. Seguro de conservar intacta su vocación de servicio y de amor por la medicina, señala que la Salud en Chile atraviesa una crisis que es preciso detener a tiempo y contrarrestar sus efectos, sembrando nuevos compromisos y sensibilidades en las generaciones nuevas de profesionales de la salud. “Lamentablemente, hemos perdido la capacidad de condolernos con el paciente. Hace falta volver a escuchar, compadecernos y entregar cariño y mucha piel a nuestros enfermos”, asegura el profesional.
Alberto es médico cirujano abdominal egresado de la Universidad de Chile y con el tiempo se ha especializado en la cirugía bariátrica, siendo hoy Jefe de Cirugía y de Pabellones de Indisa. Su recorrido profesional partió con su general de zona en Pitrufquén, seguido de Temuco, Constitución y Santiago (Hospitales Salvador y Luis Tisné), enfrentando diversos desafíos en los distintos niveles de la salud pública, que han forjado su experiencia y su carácter, propio de quien funciona bajo presión 24/7.

antes y despues 7 meses BARIATRICA
Caso de Cirugía Baríatrica (Antes y después 7 meses)

 
¿Cuándo llega a Indisa?
Llego en el año 2002 y me ofrecen la jefatura de pabellones en el 2004. En paralelo, hasta el año 2008 estuve también en el sector público. Tengo una larga historia en la medicina pública. De mis albores en esta Clínica, recuerdo que el desafío era significativo, ya que la meta era transformar el entonces Centro de Diagnóstico en una Clínica del perfil actual, un proceso largo y difícil, pero logrado con éxito.  Y siento que más allá del crecimiento, lo realmente valioso es que este progreso se ha logrado de forma armónica, con un planificado y excelente desarrollo tecnológico y humano. Y eso no es fácil.
 
¿Cuáles diría que son los grandes hitos en esta evolución?
En el 2009 incorporamos el robot en la cirugía, sobre todo en la urológica, donde ha demostrado resultados costo efectivos corroborables, considerando aspectos como precisión, y relación precio-calidad. De la mano de la penetración de la cirugía robótica, destaca el desarrollo de capital humano, ya que acá se han formado médicos de todo el país en este tipo de cirugía, así como hemos realizado operaciones pediátricas de hospitales públicos infantiles, siendo de gran ayuda en la accesibilidad de medicina de avanzada. En un inicio sólo teníamos 4 enfermeras en nuestra área, y hoy la dotación supera las 30. Así, en el área Pabellón y Recuperación, diría que crecimos en un 1000%. Hemos fortalecido este equipo, y hoy un 90% de las intervenciones quirúrgicas las hacen médicos de Indisa y sólo un 10% médicos externos. Son 9 años de esfuerzo y profesionalismo para tener un equipo sólido y muy confiable.
 
¿Qué valor le otorga al factor humano en la evolución exitosa de Indisa?
Todo. La tecnología y la infraestructura la mueve la gente, por tanto sin un capital humano eficiente, ninguna meta es alcanzable. Por ello la inquietud de fortalecer el compromiso social y humano que trabaja en esta Clínica, ya que el volumen de paciente es cada vez mayor y la presión cotidiana de trabajo, hace que muchos se desprendan de esta sensibilidad necesaria para construir vínculos humanos entre la gente que trabaja y mueve a Indisa, y los pacientes que nos eligen para tratarse. Sólo así se enriquece este círculo virtuoso.
 
Los logros que demostró la cirugía robótica al descomprimir la demanda de hospitales pediátricos públicos, ¿le permiten pensar en que somos una opción para cerrar brechas de acceso a una salud de calidad?
Somos una Clínica abierta, acá se atienden pacientes de isapres y de Fonasa. Creo que la oportunidad de diagnóstico y tratamiento es fundamental a la hora de marcar diferencias entre el sector público y el privado en salud. Obviamente, hay una menor presión en este trabajo, ya que el volumen de pacientes es mucho menor, no obstante, recibimos muchos pacientes desde hospitales públicos cercanos, siendo hoy un punto de referencia y derivación relevante en la gestión hospitalaria pública. Claramente podemos ayudar a descomprimir la demanda pública y ofrecer un estándar de tecnología superior, manteniendo la misma calidad humana de los médicos que atienden, pero en una mejor proporción de profesionales por paciente.
 
¿Cuáles son los desafíos que se han planteado para el 2014 bajo el modelo de crecimiento de Indisa?
Estamos tranquilos frente al contexto del crecimiento corporativo y la innovación continua. Tenemos abiertas todas áreas, y la cirugía torácica  y abdominal está plenamente desarrollada, exceptuando por trasplantes. En el área hígado y páncreas, nos fortalecimos con la adquisición de un ecotomógrafo, así como también se interviene con robótica y técnicas mínimamente invasivas (laparoscopía). En ginecología incorporamos la fertilización in vitro, y tanto la cirugía pediátrica como la traumatológica, están en franco crecimiento. Yo diría que Indisa está desarrollada totipotencialmente y el desafío apunta a trabajar mejores convenios con las isapres, de forma de potenciar las oportunidades para nuestros pacientes.
 
Una de sus especialidades es la cirugía bariátrica. ¿Por qué cree que se ha posicionado con fuerza como alternativa para los obesos?
Desde el año 2004, Indisa apostó con fuerza a la cirugía como tratamiento de la  obesidad. Hoy está muy marcada la tendencia de la cirugía bariátrica, así como antes fueron las bandas gástricas -ya en desuso-, el bypass gástrico, la gastrectomía en manga y la cirugía mínimamente invasiva. Es cierto, la bariátrica llegó para quedarse. Hoy operamos 10 pacientes semanales y el crecimiento es exponencial, pero creo que lo más relevante es que tratamos a cada paciente en un Centro de Obesidad que funciona de forma multidisciplnaria, logrando mejores resultados de largo plazo. Este tipo de pacientes requieren cambios profundos de hábitos y estilos de vida, por eso nuestro lo equipo integran psicólogo, nutricionista, kinesiólogo, nutriólogo, cardiólogo y cirujano.
Todos nuestros pacientes deben pasar por el equipo completo y creo que ello garantiza resultados sostenibles en el tiempo y una mirada integral de cada persona y su entorno. En el caso de pacientes complejos, éstos se analizan en reuniones semanales del equipo, y eso nos ha permitido evaluar y tratar incluso a niños de entre 15 y 18 años, con excelentes resultados. Lamentablemente, en los últimos años, los nuevos planes de salud no cubren la cirugía bariátrica y es aconsejable, por tanto, que quienes tengan obesidad y cambien de isapre, se informen a respecto.
Con este ritmo de crecimiento, nuestro centro de obesidad, de seguro va a alcanzar los 4 mil pacientes operados en historial de Indisa en cirugía bariátrica. Estamos confiados en la metodología de nuestra Clínica, así como de la madurez y el profesionalismo de nuestro equipo.
 
¿Qué importancia tiene para usted la AMCI?
AMCI es la entidad que nos da contención para poder trabajar tranquilos, sabiendo que ella cuida nuestras espaldas. Creo que en los últimos 6 años, ha logrado tener más peso y ello se traduce en que adhieren nuevos miembros. Sin duda su directiva se posiciona con solidez para conversar y negociar ante la gerencia.
 
¿Se identifica con nuestra Clínica?
Por completo, no podría ser de otra manera. Soy parte del desarrollo de esto. Me siento cómodo y creo que Indisa es parte importante de mi formación. Acá he aprendido de gerencia médica y fui de los primeros en operar mediante la robótica. En Indisa, me siento como en mi casa. Esta es una institución viva, en continuo dinamismo y crecimiento, con gente muy comprometida dirigiéndola, desarrollándola y haciéndola funcionar.
25 años de mi trayectoria profesional se la llevó la salud pública, y estoy muy agradecido de esa etapa. Hoy estoy en una nueva senda, y creo que hasta el momento he cumplido mi misión…ahora voy por más!.