Saltear al contenido principal

“La mejor forma de aprender, es enseñando”

Marcelo Castro Salas, Jefe del Departamento de Imagenología de Indisa

Nuestra Clínica próximamente ampliará su rol docente implementando un Programa de Formación de Postgrado en Diagnóstico por Imágenes dependiente de la Universidad Andrés Bello, lo que enriquecerá el quehacer clínico y las proyecciones del capital humano, precisa Castro.

[line]

Con cinco años en el cargo y tras 13 años de trabajo en Indisa, el doctor Marcelo Castro asumió la jefatura y como siempre, entusiasmado y auto exigido en cumplir el desafío. Y es que su perfil, es el de buscar eficiencia y mejorar siempre sus propias metas.

Antes de llegar a Indisa, trabajó en Clínica Alemana, en el Instituto Fleming y en el ex Consalud, y hasta hoy comparte su trabajo en nuestra Clínica y en el Hospital Militar. Convencido de que la docencia es el compromiso de todo médico, de forma de seguir actualizándose, transferir y compartir experiencia y conocimiento, y enriquecer la relación humana entre médicos de las distintas generaciones; el doctor Castro participó en la creación del programa de becas de radiología del Hospital Militar con la  Universidad de Los Andes y participa activamente en el como docente de Postgrado en Radiología de la Universidad Santiago; y este año se involucró de lleno en el diseño de la Beca de Radiología de la Universidad Andrés Bello en Indisa, que próximamente abrirá sus postulaciones.

“Me gusta la docencia y creo que es una misión fundamental en una carrera tan dinámica como la Radiología, que nos obliga a seguir el ritmo de innovación de las tecnologías. Las inquietudes de nuestros propios alumnos nos ayudan a estar al día en un acto de humildad y continua búsqueda del saber”, asegura Castro. Recientemente, participó de expositor en el Congreso Chileno de Radiología, entre los días 24 y 26 de octubre, abordando diagnóstico radiológico de patología abdominal, junto a otros médicos de Indisa, y ahí también pudo confirmar el efectivo compromiso de más de 400 profesionales que buscan estar al día en temáticas como signos radiológicos y aplicaciones en oncología, enfermedades cardiovasculares y abdominales, para un diagnóstico asertivo y oportuno.

 

¿Cuál es su opinión respecto de la imagenología en Indisa?

Creo que estamos a un buen nivel y que figuramos entre las 5 clínicas protagónicas de Chille en esta área. No obstante, esta es una disciplina muy dinámica y sofisticada, que cambia y se moderniza a una velocidad sin comparación. Es difícil innovar en todo de una vez, por eso hay que estudiar cada inversión y tomar decisiones con perspectiva, pensando en el negocio también y en los plazos de caducidad.

Durante mi formación de Postgrado, tuve la oportunidad de trabajar en el Hospital Jackson Memorial de la Universidad de Miami, y además de radiología, aprendí mucho de procedimientos terapéuticos , como una de las habilidades y aplicaciones de mi especialidad. Creo que fue de gran ayuda, ya que de hecho en Indisa, hacemos bastante Radiología Intervencionista, donde contamos con un calificado equipo que resuelva patología no vascular, vascular y de sistema nervioso.

En nuestra especialidad no podemos cerrarnos ni poner límites a las tecnologías, ni mucho menos a la versatilidad práctica.

 

¿Siempre quiso ser radiológico?

Para nada. Fue lo último que soñé (se ríe).

Vengo de una familia de médicos, mis dos abuelos, cuatro tíos que siguieron el mismo camino; y de cerca de 50 primos, mi hermano y yo fuimos los únicos que optamos por esta carrera.

Toda la vida me encantó hacer trabajos manuales, de hecho me encanta el modelismo a escala; y siempre creí que me encaminaría en la cirugía, pero finalmente sopesé calidad de vida, la posibilidad de hacer cosas distintas a la Medicina y opté por otra especialidad. Me gané una beca de oftalmología en Barcelona, pero finalmente no me fui y me la jugué por Radiología. Llevo casi 25 años de médico y creo que no me equivoqué, soy feliz!.

 

¿Por qué siente que no se equivocó?

Porque creo que todo en la sociedad va de la mano del desarrollo de la tecnología. Esta especialidad camina muy de cerca con la tecnología y el desarrollo informático. Por otro lado, es una especialidad muy transversal, lo que me permite interactuar con otras especialidades, seguir aprendiendo.  A diferencia de otras especialidades, uno va de menos a más, el campo de acción y clínico se amplía, y eso ayuda a seguir mejorando y actualizándose en otras materias.

Quizás una de las debilidades es que es una especialidad muy individualista y de poco contacto con el paciente, por lo mismo, atesoro las instancias en que puedo interactuar con los colegas y hacer procedimientos que me permiten estar en contacto con familiares y pacientes.

 

¿Se suma a los otros equipos médicos?

Claro!, hay un reconocimiento de los pares que es muy valioso y que no se encuentra en todos los espacios de trabajo. Me encanta que los cirujanos me inviten a operar y de muchos soy amigo personal. Yo les digo que me gusta que me dejen disfrazarme de cirujano, entrar a pabellón y realizar ese sueño que tuve de niño (se ríe).

Además en mi Servicio tengo un gran equipo de trabajo, tanto en lo técnico como en lo humano. Somos un grupo de amigos que nos apoyamos y nos complementamos en lo profesional . Creo que el éxito se basa en el trabajo de equipo. Además, con un buen ambiente de trabajo, uno puede soportar de mejor forma las exigencias que nos impone cada día.

 

¿Qué opina de la gestión de AMCI?

Yo formo parte de AMCI hace ya varios años. Creo que lo han hecho muy bien los últimos directorios. Es una instancia en que el cuerpo médico puede proyectarse en Indisa y AMCI defiende sus derechos. En Imagenología, casi todos los médicos somos parte de ella ( somos cerca de 30 ) , y esta participación masiva responde a que se observa una preocupación constante por el gremio. Además, procurar gestionar buenos convenios y están siempre buscando espacios de camaradería y desarrollo cultural. En lo personal, me encanta hacer actividades extra medicina para no caer en lo latero (se ríe).

 

¿Cuáles son los proyectos de su Departamento fijados para lo que queda de 2013 y el 2014?

Una de las metas es la beca de radiología con la Universidad Andrés Bello y en  pocas semanas las postulaciones estarán publicadas. También logramos coordinar los equipos de radiólogos en todas las subespecialidades y enfrentar el plan de crecimiento de la nueva torre de Indisa. Para el 2014, no habrá crecimiento físico, sí será importante el desarrollo del área docente y la preparación para el nuevo edificio de Los Conquistadores.

*****

dr marcelo castro-

El doctor Castro lleva 24 años de matrimonio y reconoce que la enorme paciencia y presencia incondicional de su esposa, han permitido que él se desarrolle tranquilamente en lo profesional, pero siempre ha procurado mantener una buena comunicación en su núcleo familiar. Es padre de tres hijas, de 23, 20 y 14 años, dos de ellas ya encaminadas en lo profesional, como abogada y ingeniera comercial, mientras que la más chica será humanista por lo que vislumbra. Su tiempo libre lo reparte en actividades culturales como conciertos y visitas a museos, práctica de golf y el karate (que lo practica por más de 30 años, siendo actualmente cinturón negro 4º DAN), esta última definida “Más que un deporte, un estilo de vida, que me ha enriquecido humanamente y me ha entregado herramientas para encarar mi trabajo de radiólogo, cultivando la autodisciplina, la rigurosidad, el respeto del entorno humano y la humildad”, precisa el médico.

Castro confiesa que si bien le hubiera gustado tener un hijo varón, se siente premiado a ser el único hombre de la casa, y muy consentido –por cierto-, no obstante aclara, que en ciertas ocasiones extraña el poder compartir el pensamiento de género masculino, aunque pronto desiste de la idea, ya que asegura que entre ser padre de tres hijas y de tres hijos, sin dudas se queda con las mujeres…que por cierto, le llenan de orgullo y alegría. “Soy un bendito entre todas mis mujeres”, concluye.