Indisa se ha convertido en un polo de desarrollo e interés para pediatras

Un 50% en el aumento de camas y en la complejidad de éstas, el próximo debut del Programa de Desarrollo de Subespecialista Pediátrico junto a UNAB, e innovaciones como la incorporación de ECMO pediátrico; confirman a esta unidad como un foco de alto atractivo. Entre los desafíos para 2018, esperan crear un Centro de Cardiocirugía Infantil y potenciar la investigación estadística y epidemiológica en profundidad.
Con 22 años de trayectoria médica en el cuerpo, el doctor Víctor Monreal comenta desde su rol de médico supervisor de la UCI Pediátrica de Clínica Indisa, cómo han logrado como Unidad asentar un equipo de trabajo con todas las innovaciones tecnológicas a su alcance y un espíritu en sintonía que pone a los niños y a sus padres en el centro, creando las condiciones necesarias que los impulsan a avanzar hacia próximos desafíos.
Monreal es médico pediatra subespecialista en cuidados intensivo y magister en salud pública. Hasta el año 2012 trabajó en la UCI pediátrica del Hospital Roberto del Río y hace dos años asumió la supervisión de la UCI pediátrica en Indisa. “Lo sencillo es poner la tecnología y hoy sabemos que somos una UCI de alta complejidad; lo realmente difícil es crear un equipo, consolidar un staff, crecer en los académico e investigativo….hacia allá queremos avanzar”, comenta.
Si bien desde temprana edad supo que le gustaba la medicina, su experiencia de general de zona en un servicio de pediatría en Melipilla reorientó definitivamente sus expectativas y confirmó su decisión de encaminarse hacia la medicina intensiva pediátrica. “Creo que eso fue el remanente de mi veta de cirujano, el deseo de intervenir de forma más invasiva. Si bien vemos lo peor en la enfermedad y hay que tomar decisiones drásticas, los niños responden generalmente muy bien y salen con mayor facilidad de la condición crítica que un adulto. Llena el alma ver que un niño que llegó en tan malas condiciones, se va de alta sano y feliz con sus padres”, sostiene Víctor.
Explica que es difícil conformar equipos en UCI, dado que el médico subespecialista es un recurso muy escaso, más aún que enfermeras y técnicos; y a ello se suma una alta competencia dentro de la salud pública y privada por capitalizar ese recurso humano experto. Indisa logró completar su dotación en 2016, con intensivistas en staff y turnos. Y por consecuencia, según el Dr. Monreal, los indicadores nos confirmaron entre los líderes de las clínicas de Santiago: “En 2016 crecimos un 50% en camas. En abril contábamos con 16 camas de UPC y agregamos 8 camas, lo que exigió el reclutamiento de especialistas para conformar un equipo de 18 médicos en turnos y 5 cargos de staff”. En un reporte voluntario que hacen cada año las principales clínicas de la capital, Indisa publicó un total de 3.900 días/camas UCI y UTI en 2015, y en 2016 alcanzó cerca de 5.000 días/camas. En comparación con otras clínicas, nuestra clínica registró un 85% de ocupación y un alza de 1.200 días/camas. El año pasado, fuimos la Clínica con la mayor participación de mercado en camas UPC, con un total de 8.644”.
ENFASIS EN EL DESARROLLO MÉDICO Y DE INVESTIGACIÓN PARA 2018
Víctor Monreal asegura que la Unidad de Paciente Crítico, una vez consolidado su equipo de trabajo y consciente de que siempre hay procesos por perfeccionar, ha alcanzado un nivel de madurez y sintonía en el sello y sus proyecciones, que le han permitido estructurar una próxima etapa de evolución, que les ayudará a desarrollar conocimiento, promover la formación continua e innovar en beneficio del paciente y su familia. De este modo, comenta el supervisor de la Unidad, en 2016 incorporaron como innovación el ECMO pediátrico y lograron capacitar a través de diplomados a dos médicos de su staff en epidemiologia de investigación científica, ya que sentían que –generalmente- en los congresos se compartían casos clínicos parte de la experiencia cotidiana de los servicios clínicos y no se profundizaba en el trabajo estadístico y metodológico, que es la intención de desarrollar a partir de 2018 como UCI pediátrica de Indisa.
Adicionalmente, la Unidad espera que para el segundo semestre de este año, se inicie el Programa de Formación de Especialista Pediátrico con apoyo de la Universidad Andrés Bello (UNAB), hito que les ayudará a plasmar el objetivo de docencia y fortalecimiento del desarrollo y la transferencia de conocimiento especializado. “Gracias a estos propósitos y los logros en materia tecnológica y de procedimientos de la UCI pediátrica, Indisa se ha convertido en un polo de desarrollo e interés para pediatra, que ven nuestro espacio como un lugar con el potencial necesario para crecer, proyectarse y entregar un servicio de excelencia y alta complejidad”, así lo asegura el Dr. Monreal. Y añade: “Más allá de la estabilidad y el aspecto de remuneración, los médicos valoran la oportunidad de seguir desarrollando sus capacidades y proyectarse dentro de una institución, y eso sucede en Indisa”.
A futuro, la UCI pediátrica también espera crea un Centro de Cardiocirugía Infantil y para ello ya cuenta con dos cardiólogos intensivistas desde 2016. Un hito muy significativo para la Clínica, que ampliará las oportunidades que ofrece la salud privada en Chile.
“INCORPORAMOS A LOS PADRES EN LA VISITA MÉDICA”
Hace un año se remodeló la Unidad de Paciente Crítico Pediátrico de Indisa. La renovada unidad permitió no solo ampliar la dotación de camas y especialistas, sino que creó un nuevo concepto de UCI, que pone al niño(a) y sus padres en el centro. “Hoy nuestra UCI parece más un jardín infantil que una clínica. Privilegiamos la luz natural, respetamos las horas de sueño y vigilia, permitimos que uno de los padres acompañe a su hijo las 24 horas y nuestros muros están decorados con dibujos alegres y coloridos, incluso en el techo, sabiendo que muchas horas los niños estarán acostados”, explica el supervisor y experto en medicina intensiva pediátrica.
Una vez en operaciones tras la modificación de la Unidad, confirmaron la importancia del rol de los padres en el proceso de recuperación de los niños, considerando que la contención y el cariño, disminuye el estrés y la ansiedad de padres e hijos en un contexto de hospitalización y más aún en casos críticos, puntualiza Monreal. “El tener a una persona cercana al niño siempre con él o ella, ha demostrado que le transmite seguridad y confianza, y que acelera sus procesos de recuperación, mejora la respuesta al tratamiento y apresura su alta, haciendo menos traumática su experiencia. Como novedad, terminamos con la visita médica en la que los padres eran testigos de una conversación “misteriosa”, mejorando la comunicación, la transparencia y construyendo mayor confianza. Hoy, los padres se incorporan a la visita médica de la mañana y luego se aclaran sus dudas, y además les damos apoyo sicológico cuando es preciso”.
Sabíamos que esta instancia muchas veces creaba ansiedad y dudas en ellos, partiendo por el lenguaje técnico y algunas palabras que sin ser aclaradas lejos de ayudar, pueden desencadenar mayor preocupación y angustia, en una situación difícil de salud; explica Víctor.
EMPATÍA ANTE TODO
Según el doctor Víctor Monreal, las cualidades esenciales para ejercer su rol en la UCI es la empatía, comprender a los padres y los temores compartidos de ellos y su hijo. “Soy padre de 5 hijos y si bien he vivido la hospitalización en momentos menos graves, es muy fuerte vivir esta experiencia, razón por la cual uno como médico y equipo, debe ser muy cuidadoso y respetuoso”, explica. Adicionalmente, sabiendo que todo proceso es perfectible, Víctor destaca la necesidad de tener la inquietud por perfeccionarse, de aprender siempre más, ya que solo así podremos mejorar la calidad de la atención. “Quisiera que a futuro se consolide nuestra UCI como la más grande de Chile y que demos el salto académico con el programa de pediatría y el centro de cardiocirugía. Tenemos un equipo cohesionado, de gran experiencia y calidad humana, y confío en que el tiempo demostrará que podemos lograr esta meta”.

LA AMCI TIENE UN ROL CADA VEZ MÁS IMPORTANTE EN NUESTRO QUEHACER

Siempre he sido miembro de AMCI, comenta el entrevistado. Y agrega: desde el punto de vista gremial, los médicos somos reticentes a participar en iniciativas colectivas de tipo gremial. Tenemos que estar organizados y buscar consensos, y en grupo es posible lograr objetivos comunes. “Me parece increíble y admirable cómo nuestra Agrupación de Médicos de Indisa ha logrado un rol relevante y negociaciones satisfactorias, y además coincide en nuestro interés por desarrollar la investigación, la academia y la formación continua. Experiencia, capacidad logística, profesionalización mediante asesorías legales y tributarias, convenios y beneficios, y un alto compromiso hacen de su labor una tarea significativa y muy valorada por todos”, concluye.