ESPERAMOS QUE SE APLANE LA CURVA DE PACIENTES COVID-19 PARA SER CAPACES DE DAR RESPUESTA A LA CRISIS

Doctor Rodrigo Soto, subdirector médico de Clínica Indisa

“ESPERAMOS QUE SE APLANE LA CURVA DE PACIENTES COVID-19 PARA SER CAPACES DE DAR RESPUESTA A LA CRISIS”

  • Desplegando medidas preventivas, esfuerzos colaborativos del personal del área blanca en terreno y administrativo en modalidad de teletrabajo, y dotación de equipos de ventilación mecánica; Indisa enfrenta la pandemia y se prepara para encarar los meses más críticos. Por ahora, agradecen el alto compromiso de los profesionales de la salud, en especial de aquellos que se desempeñan a diario en las unidades de urgencia, paciente crítico y policlínicos respiratorios.

El doctor Rodrigo Soto es especialista en medicina interna y neumólogo, magíster en salud pública con mención en epidemiología, tiene 16 años de trayectoria en Clínica Indisa y es subdirector médico desde el año 2005. Consultado acerca de la experiencia de enfrentar una pandemia que hará historia en Chile y el mundo entero, reconoció que sin duda impactará en nuestra Clínica, para lo que pide “disciplina y paciencia”, manteniéndonos enfocados en los pacientes y alineados con las autoridades sanitarias.
¿Cómo han enfrentado el desafío que supone COVID-19? ¿cuáles son los protocolos implementados para coordinar de forma segura el trabajo del personal de salud y administrativo?

Hay un protocolo elaborado por el comité de infecciones asociadas de atención en salud, liderados por dos doctoras y algunas enfermeras especializadas, quienes entregan medidas primarias. Entre ellas hemos promovido el teletrabajo del personal administrativo y reforzados acciones de protección en el personal de salud, incluyendo capacitaciones enfocadas a los servicios de urgencia y la unidad de paciente crítico, quienes actúan como primera línea en estos casos. Asimismo, hemos segmentado la atención de pacientes respiratorios en policlínicos con sala de espera exclusiva y se les han proporcionado medidas de protección de forma progresiva, asegurando que los profesionales que hacen procedimientos de mayor riesgo -como aerosoles- tengan todo el equipamiento apropiado.

Lo importante es asegurar una dotación suficiente de personal, calificado y resguardado, y más aún extremar cuidados en la atención a pacientes. Desde el 23 de marzo se suspendió toda atención ambulatoria, consulta y procedimiento. Aquí hay esfuerzos compartidos con un mismo objetivo en común que es controlar la expansión del contagio y aplanar la curva.

¿Qué medidas aplican para resguardar a los pacientes hospitalizados, especialmente aquellos de riesgo y sus familiares?

La medida clara: restringir estrictamente las visitas, solo se permite una visita diaria por paciente en horario de 1,5 horas en las tardes. Además, se cerraron cafeterías, kioskos y restoranes, lo que favorece el movimiento restringido y rápido. Hay solo algunos pisos operativos en sedes Santa María y Los Conquistadores.

¿Qué desafíos esperan con el progreso de la pandemia hacia los meses más críticos?

Es claro que vamos a tener una baja de pacientes y vamos a tener mayor demanda de enfermedades respiratorias. Tenemos focalizados los pacientes graves en urgencia, mientras que los diagnósticos recientes y los menos graves en los dos policlínicos de adultos y de niños, en Los Conquistadores. Por otro lado estamos preparando el aumento de la capacidad de atención crítica en respiratorio y aumentar la capacidad de ventilación mecánica, pero salvaguardando al menos 30 camas en UPC para atención de otros pacientes. En el mismo sentido, se han suspendido las cirugías electivas, lo que ayudará a reducir la demanda de camas críticas. Esperamos que se aplane la curva de pacientes COVID-19 para ser capaces de dar respuesta a la crisis.

Actualmente los dos pacientes más graves son extranjeros enviados desde Coyhaique y caleta Tortel, uno de ellos con ventilación mecánica, lo que implica que estamos apoyando a pacientes del sector público.

¿Cuál es su opinión acerca de la cuarentena evolutiva anunciada por el Gobierno?
La apoyo absolutamente. Si dicha medida se hubiera implementado en un inicio, el cumplimiento no hubiese sido efectivo. Creo que necesitábamos que la población fuera espectadora de este escenario tan complejo internacional y nacional, lo que ayudó a generar mayor consciencia.
A su parecer, ¿cómo ha sido la respuesta de nuestros médicos en esta crisis sanitaria?

La respuesta de los médicos de Indisa ha sido óptima, demostrando una disposición muy positiva, en especial de unidades de urgencia, paciente crítico y de los policlínicos respiratorios. Hay que destacar y agradecer su compromiso irrestricto y el desempeño de quienes están trabajando a pesar de los riesgos que supone este virus.

¿Cuáles son hasta ahora los grandes aprendizajes para Indisa en esta pandemia y el mensaje a los miembros de AMCI?

Les quiero agradecer el apoyo y pedirles paciencia hasta que superemos esta crisis. Debemos mantener nuestra disciplina de siempre y alinearnos con lo que indique las autoridades sanitarias. Todo el personal debe cumplir y para ellos tenemos a favor que contamos con expertos en infecciones asociadas en atención en salud, quienes pueden guiarnos en el autocuidado y el control de nuestros pacientes. También espero que comprendan que los equipos y tecnología de atención crítica deben asignarse a los pacientes que cumplan con ciertos criterios de atención, priorizando los casos más sensibles según pautas normadas. Confíen en que estamos en contacto permanente con las autoridades ministeriales y regionales, que alimentaremos nuestros canales de comunicación oficial y además que el Dr. Rodrigo Castillo forma parte de la comisión de expertos que asesora al Gobierno. La Indisa está muy coordinada con la estructura nacional de salud. Juntos superaremos este reto.