En el gremio hay una tendencia al individualismo que es nefasta

El doctor Ham egresó de la Universidad de Chile en 1952 y a pesar de que por largos años se interesó por la pediatría, optó finalmente por la oftalmología, por su interesante desafío de combinar cirugía y clínica, así como profundizar la investigación. Su formación médica la realizó en el Hospital Salvador, luego su especialidad en el Instituto San Vicente de Paul y posteriormente en el Servicio de Oftalmología del Hospital San Juan de Dios, bajo la maestría del doctor-profesor Arentsen. “De entonces guardo los mejores recuerdos, gente muy entusiasta, con la que logramos innovar creando un Servicio bajo la modalidad de departamentos, entre ellos, glaucoma, retina, cirugía plástica, y estrabismo; este último, mi norte en la subespecialidad”, comenta con nostalgia. Señala que esta innovación permitió que un grupo de médicos se especializara en ciertas patologías, desarrollando investigación y docencia.
dr_ham
Más tarde, se especializó en estrabismo, y junto al Dr. Alfredo Villaseca y el Dr. Juan Arentsen, se le abrieron facilidades para crear un Departamento de Estrabismo y Oftalmología Pediátrica; lo que luego lo indujo a fundar el Centro Chileno de Estrabismo en el que participaban todos los servicios de oftalmología del país. Una novedad para el país y la Región. Posteriormente, fundó el Consejo Latinoamericano de Estrabismo. Realizó becas de especialización en Alemania, en las ciudades de Giessen y Munich. A su regreso, se incorporó al Instituto de Estrabismo y Oftalmología Pediátrica, con un piso de atención en Av. Ecuador en Estación Central, abriendo significativas oportunidades de atención y recuperación a un grupo poblacional con necesidades en alza.
Ham recuerda que al Servicio de Oftalmología del San Juan de Dios, llegó a trabajar el Dr. Miguel Millán, quién se sintió muy cómodo de trabajar con él y lo invitó a integrarse a Indisa. Hoy, hace ya 41 años, el doctor Ham es parte de Indisa y recuerda con cariño los inicios de la AMCI y los avances que hoy exhibe la clínica, en la que hoy se desempeña exclusivamente como profesional, tras 64 años de ejercicio como oftalmólogo.
Recuerda que era muy grato trabajar en el edificio de consultas de Indisa al inicio, y con el mismo clima de gratitud forjaron AMCI. “Nuestro objetivo era tener voz ante la dirección de Indisa, como agrupación de médicos, para que escucharan nuestra opinión ante cualquier innovación. Y hoy veo que lo logrado como AMCI es maravilloso, y los Presidentes que me sucedieron tomaron la tarea con entusiasmo y profesionalismo, con un rol muy importante”.
En 2016, el profesor Ham seguirá trabajando en Indisa de forma exclusiva. En lo personal, comenta que ya hizo todos los viajes realizables y es hora de calmarse. “Tengo 59 años de matrimonio, con cinco hijos y doce nietos, y una biznieta en camino…es momento de una pausa”. Para el futuro de AMCI, el doctor Ham, propone: “Yo motivaría a todos los médicos a integrarse a AMCI, ya que en el gremio hay una tendencia hacia el individualismo que es nefasta. Hay que compartir problemas, soluciones y logros, sólo de ese modo podremos optimizar el ejercicio de la profesión en nuestra Clínica”, finaliza.