Saltear al contenido principal

“En mayo comenzamos de lleno con el servicio de medicina reproductiva”

Dr. Víctor Rubio, Jefe de Ginecología y Obstetricia Clínica Indisa

Con más de 40 años de profesión y 20 de ellos en Indisa, ha sido testigo y protagonista del crecimiento de su Servicio de Ginecología y Obstetricia, con estadísticas de partos mensuales que equiparan el trabajo de un año en los albores de esta Clínica. Hoy se concentra en afinar detalles para el estreno de la Unidad de Medicina Reproductiva Indisa, aunque actualmente ya se realizan aspiraciones de óvulos y transferencias embrionarias, siempre con un equipo profesional altamente especializado y por sobre todo, muy humano.

Si las apariencias hablaran, sin duda esta vez se equivocarían; y es que el doctor Víctor Rubio es de aquellas personas de actitud pausada, voz susurrante y personalidad flemática, de aquellas en que uno nunca imaginaría la velocidad con que marchan sus vidas. Con más de 40 años de ejercicio profesional, el doctor Rubio trabaja desde 1993 en el Servicio de Obstetricia y Ginecología de Indisa, y desde ahí ha visto crecer su equipo a partir de un pequeño grupo de sólo 6 ginecólogos hasta alcanzar la cifra de actual de 50 profesionales. Comenta que en sus comienzos, en nuestra Clínica el número de partos anuales era de 365, mientras que hoy el movimiento mensual de su Servicio es de 400 partos, al igual que representan el 20% de las intervenciones totales que realiza Indisa.

¿Cuáles son los logros que hoy identifican a su Servicio de Ginecología?
Yo creo que lo más significativo ha sido el desarrollo explosivo en todo tipo de atenciones y también en calidad del Servicio. Ese salto no habría sido posible sin la debida confianza de la gerencia en nuestro criterio y profesionalismo, la inversión en infraestructura y por supuesto, la consolidación de un equipo de profesionales – no sólo clínico- con un alto valor humano y compromiso con el paciente. Hoy es difícil imaginar cómo Indisa hacía todo lo que hacía en una sola torre, a menor escala y con otras dificultades lógicas, pero se hacían!; y hoy el salto ha sido exponencial y se proyecta a mayor plazo con nuevos proyectos futuros. Para eso se requiere una alta sintonía entre gerencia, cuerpo clínico, administrativo y pacientes.

Como Servicio, ¿tienen todo lo necesario para partir un buen 2014?
Absolutamente. Estamos a la espera del término de las actividades de remodelación, que no nos permiten tener la infraestructura instalada disponible al 100%; pero más allá de eso, siento que tenemos a la gente precisa para comenzar un buen año como Servicio. Indisa tiene una excelente infraestructura de pabellones y equipamiento y la ginecología se desarrolla con todas sus subespecialidades, lo que nos permite entregar un tratamiento global e integral a todos nuestros pacientes.

¿Quiénes integran este Servicio?
Somos un equipo de 50 profesionales médicos en consulta, más colaboradores en ultrasonografía gineco obstétrica .Contamos con atención de obstetricia general y de alto riesgo perinatal, con profesionales con pasantías en el extranjero. También tenemos expertos en ultrasonografía, oncología mamaria, ginecología infantil y adolescente, oncólogos ginecológicos, y medicina reproductiva. Y trabajamos muy de cerca con unidades como neonatología y oncología. El trabajo coordinado y en equipo es crucial. La dotación de matronas del Servicio es de aproximadamente 40 profesionales.

¿Cuál es el gran desafío como Servicio para este año?
En mayo comenzamos de lleno con el servicio de Medicina Reproductiva, que ya va en su tercer ciclo de pacientes. Ya estamos realizando aspiraciones de óvulos y transferencias embrionarias, con el apoyo de profesionales certificados. Para conformar este equipo hemos buscado a los mejores y siempre con la intención de mantener un buen clima laboral en términos de comunicación, confianza y profesionalismo. Esta Unidad implica un trabajo mancomunado entre las consultas ambulatorias, ecografía, laboratorio general , laboratorio de andrología y pabellones quirúrgicos.

¿Qué rol cumple el trabajo en equipo en este Servicio?
Diría que es un aspecto clave. Por eso hemos invitados a trabajar a personas que se integren en lo profesional y en lo humano, Buscar personas afines para implementar protocolos en común y mantener estándares internacionales. La mayoría se conoce a través del trabajo hospitalario en diversas instituciones y los invitamos a integrarse a la familia Indisa con muy buena disposición.
Si bien siempre hay aspectos por mejorar, diría que en nuestro caso, este año esperamos fortalecer la investigación y para ello ya estamos trabajando con la Universidad Andrés Bello. Asimismo, hemos tenido becados de forma esporádica y eso es un incentivo para los antiguos profesionales, para promover la actualización, para empaparnos de novedades en tendencias, procedimientos y tratamientos, y por construir círculos virtuosos entre las distintas generaciones de profesionales. Estoy seguro y confiado en que la docencia es una herramienta que agrega valor y rompe la rutina cotidiana, dándole otra dimensión a nuestro quehacer.

¿Cuál es el perfil a la hora de reclutar nuevos integrantes para este Servicio?
Primeramente, pesa la trayectoria profesional. Luego el prestigio en el medio y sobre todo las cualidades humanas. No queremos gente conflictiva, sino personas que complementen los equipos ya formados. Tenemos una lista de espera de gente interesada a integrarse a Indisa y ese es un excelente indicador. Por ahora estamos bien con la actual dotación.

El desafío para este nuevo año apunta a completar protocolos en áreas en las que no tenemos, fortalecer el trabajo de las subespecialidades y potenciar áreas en segunda línea. El caso de Medicina Reproductiva es un ejemplo de resultado asertivo de nuestro equipo, que trabajó en este proyecto por varios años, liderados por los Dres. David Vantman y Alberto Costoya.

¿El paciente y su familia tienen un rol especial?
Obviamente. Somos una clínica de familia y por ende miramos al paciente desde un contexto humano, brindando atención al grupo familiar y a la persona que estamos tratando. Queremos informarles debidamente de todos los procesos y decisiones, que comprendan las opciones y retos que enfrentamos como equipo tratante, que se sumen a las decisiones y los riesgos; y que a lo largo de la atención, sepan que acá (en Indisa) pueden resolver todas sus necesidades de salud, con profesionales expertos y responsables, y comprometidos humanamente.

“LA POLÍTICA DE CALIDAD LLEGÓ PARA QUEDARSE”

El doctor Rubio asegura que el 2013 fue un año importante en la consolidación de la ley de derechos y deberes del paciente. Un proceso de aprendizaje mutuo, que como Servicio nos obligó a estar atentos a la resolución de cada hito que sucede en el proceso asistencial, desde el ingreso hasta el alta del paciente. “La política de calidad llegó para quedarse. Hoy estamos muy atentos a la resolución de problemas y reclamos en plazos exigentes de 24 a 48 horas, y hacemos comités para la evaluación de casos especiales, concretando un trabajo en equipo coordinado y responsable”, concluye el Jefe de Servicio de Ginecología y Obstetricia.
Rubio agrega que el 2013 fue un año en que progresamos como Servicio de baja a alta complejidad. Tres profesionales viajaron a perfeccionarse a Europa, específicamente en Barcelona y Milán en aspectos como ecocardiografía fetal, piso pélvico y reconstrucción mamaria en oncología, lo que sin duda agrega más experiencia a nuestro equipo y nos empodera para encarar una nueva etapa de crecimiento. “Fue un año de maduración y consolidación, y ahora vamos por más, con la idea de perpetuar el desarrollo que nos identifica”, concluye Rubio.

Víctor Rubio también trabaja en el Hospital San José y en la docencia de Medicina en la Universidad de Santiago y en futuros proyectos de actualización en Medicina Reproductiva en Indisa. Es casado, padre de 4 hijos, dos de ellos médicos ginecólogo y urólogo, una arquitecto y un agrónomo. También es abuelo de 8 nietos.
El doctor Rubio hoy disfruta de su cargo en Indisa, así como de su familia. En su tiempo libre, gusta tocar guitarra en un grupo folclórico en el Club Español, donde también comparte su amor por la música y la expresión artística, junto a su esposa Inés, con quien ya tiene un matrimonio de 40 años. “Ella es mi compañera de vida, con una comprensión que ha sido fundamental para sacar adelante esta familia. Ha sido mi apoyo para encontrar el equilibrio entre el trabajo de gineco-obstetra y la vida misma que nos reúne”, concluye.

Si bien Víctor es el primer médico de su familia, lo que reconoce entre risas que responde a una primera mutación familiar, también tiene dos hermanos médicos y una asistente social. Educado en la cuna del Liceo Barros Borgoño, es uno más de una promoción que dio a luz a varios de ellos. Desde sus inicios en Medicina, confiesa que le cautivó el binomio madre e hijo, y unido a la práctica quirúrgica, el complemento perfecto para tomar su decisión en sus tiempos en el Hospital San Juan de Dios. Más tarde, la vida lo llevó a distintos lugares del país, lo que le permitió conocer a fondo la salud pública rural y urbana, en lugares como Concepción, Chiloé, Colchagua y Santiago.

Confiesa sentirse totalmente identificado con la Indisa, donde llegó tras ser invitado por el Dr. Raúl Salvestrini. Hoy, asegura que este sentimiento y compromiso, responde a su participación a distinto nivel en este proyecto, desde su gestación (como Servicio de Ginecología y Obstetricia). “Cuando esto comenzó, éramos sólo 12 profesionales y hoy somos testigos de un proyecto sólido. Siempre me gustaron lo desafíos y cuando me invitaron a unirme a Indisa, no contaba con una maternidad. Acá se vive una proximidad entre el equipo clínico y el administrativo, todos con objetivo comunes que mantienen al paciente y su familia en el centro del quehacer”, finaliza.

**En memoria de los colegas del Servicio, que nos dejaron prematuramente: los doctores Mario Lisoni y Alejandro Obaid. Un sentido homenaje al legado que plasmaron en el Servicio de Ginecología y Obstetricia.