AMCI TIENE MUCHO POR HACER EN EL ÁREA DE ESPECIALIDADES MÉDICAS

Pese a que este pediatra del área de Cuidados Intensivos colabora desde el año 2004 con nuestra Clínica, en el 2012 se integró de lleno, conociendo tempranamente los logros de la Agrupación de Médicos de Clínica Indisa (AMCI). Hoy como miembro de su directorio, asume el desafío de integrar más a médicos de especialidades médicas. Monreal destacó las proyecciones de Indisa en la formación de espcialistas a través de programas de formación en urgencia, anestesia, imagenología, medicina crítica de adulto y pronto, en pediatría.
Víctor Monreal nos recibe con una sonrisa cálida pese a que termina una larga jornada de trabajo y comienza su turno de noche. Pediatra, especializado en estudios en cuidados internos pediátricos y magister en salud pública, el Dr. Monreal reconoce que desde siempre ha tenido un gran compromiso con las iniciativas gremiales, valorando sus espacios y gestiones, como instancias estratégicas y representativas a favor de los intereses y derechos profesionales, así como la calidad del ambiente laboral. Muy contento con su participación en la nueva directiva, explica: “Me interesó introducirme en este mundo de representación de los colegas. Creo que AMCI ha hecho un excelente trabajo en ese sentido y ha mejorado la condición laboral de todos nosotros en el Clínica. La Clínica ha ido creciendo y AMCI junto con ella, ero hay cosas que se pueden seguir mejorando y especialmente en el área de las especialidades médicas”.
Aunque su observación responde a la baja participación de estas especialidades en AMCI, reconoce que quizás ese mismo aspecto es una oprtunidad, un desafío. “Cuando una especialidad no participa, no se logra visibilidad de sus inquietudes, proyectos y expectativas; y eso genera frustración y una baja idea de representatividad global. En la medida que generemos un acercamiento y podamos involucrar a las disciplinas, los alcances de AMCI serán más y mejores”, comenta Monreal.
Entre los aspectos importantes por atender son los asociados a interconsulta en pacientes hospitalizados. En opinión del director, sI bien la clínica ha avanzado en ese sentido, todavía hay bastante por solucionar en especialidades. “Aquí deben activarse compromisos compartidos. Hay que tomar el sartén por el mango y jugársela en ese sentido. Hoy soy el único en el directorio que tiene que ver con medicina interna, los demás pertenecen al área quirúrgica, por tanto es un desafío y una oportunidad a la vez, de abanderar ciertas inicitivas”, sostiene.
CAMPO DE FORMACIÓN Y POLO DE DESARROLLO CIENTÍFICO
El pediatra Dr. Monreal, destaca que la Clínica ha avanzado alineando intereses de crecimiento y expansión, con el desarrollo continuo de sus médicos y la infraestructura. En este sentido, valora mucho el énfasis en el compromiso del desarrollo científico e investigativo, un aspecto postergado por bastante tiempo en la Clínica.
“Hace dos años hubo una negociación de los médicos contrataos, y se logró que la Clínica tuviera un fondo para el desarrollo académico de los médicos contratados. Eso posibilitó que los colegas fuesen a hacer diplomados y cursos de postgrados, lo que redunda en un crecimiento propio de los profesionales de la Clínica, además que hace que sea atractivo trabajar en Indisa, desde el punto de vista intelectual”, puntualiza el médico. Si a esto se suma la posibilidad de impulsar el interés científico de desarrollo de publicaciones, aprovechando que Indisa es campo clínico de la Universidad Andrés Bello, y que se están formando especialistas, las proyecciones son exponenciales.
El pediatra comenta que existe una iniciativa que tiene directa relación con pediatría, que es la creación de una beca o el programa de formación de especialistas en pediatría, compartiendo campo clínico con hospitales públicos. “Estamos en esa tarea ahora. Ya existe un programa de formación en urgencia, anestesia, imagenología y medicina crítica de adulto, y este sería un hito para nuestra área. Ser cuna de formación y perfeccionamiento, convierte a la Clínica en polo de desarrollo científico”.
Disponer de programas de formación de especialidades permite fortalecer los recursos humanos internos, asegura Monreal; lo que ayuda a garantizar calidad técnica y la incubación de generaciones de relevo propias. En su opinión, usualmente las clínicas se nutren de generaciones de relevo de los programas de formación de universidades públicas o tradicionales y de hospitales, de ahí la importancia de preparar un tejido humano asistencial con nuestro sello y para el crecimieto integral de la Clínica.
PEDIATRA HASTA LOS HUESOS
Víctor Monreal tuvo la suerte de hacer su general de zona en el Hospital de Melipilla durante 4 años. Una experiencia inolvidable y enriquecedora en lo profesional y en lo humano. Precisamente en esos años, forjó grandes amistades y aunque su sueño era seguir el camino quirúrgico, su trabajo en pediatría lo enamoró. Recuerda: “A mi regreso, me fui al Hospital Roberto del Río, ahí hice mi formación en la Universidad de Chile. Terminé ese proceso y me ofrecieron trabajar en la Unidad de Cuidados Intensivos en el mismo hospital, y me quedé durante once años… le tengo mucho cariño a ese establecimiento. En el año 2012, cuando la Indisa expandió su Unidad de Cuidados Intensivos, me ofrecieron integrarme. Hoy soy el supervisor de la Unidad de Pacientes Críticos Pediátricos de la Clínica”.
La Unidad de Cuidados Intensivos de Indisa es la más grande del país en número de camas y además en ocupación a nivel privado. Cuenta con 24 camas en UPC y registró la mayor participación en días cama en el año 2016, siendo actualmente la primera, luego de ocupar el cuarto lugar, tanto en día/cama como en complejidad.
En cuanto a la UCI pediátrica, el Dr. Monreal valora las habilidades técnicas y el compromiso asistencial y social de todo su equipo. “Lo más valioso es que se da un clima de apoyo constante, sin envidias. El grupo de staff es todo subespecialista e incluye expertos en cardiología, broncopulmonares e infectólogos, todos con una alta curiosidad académica, lo que sumado a un equipo de enfermería, kinesiólogos y técnicos en la misma sintonía, cultivan un excelente espíritu de trabajo”, finaliza.