AMCI inicia su madurez e Indisa se convirtió en un hospital privado

Doctor Sergio Olmedo Droguett, cirujano vascular y miembro del directorio de AMCI

Ad portas de próximos cambios, el doctor Olmedo –médico fundador de Indisa desde la década de los 70 y director de AMCI por varios años- asegura que tanto la Agrupación de Médicos como la propia Clínica inician nuevos desafíos que exigen voluntad compartida hacia la evolución.

olmedo_tumblrEl doctor Sergio Olmedo es un reconocido cirujano vascular, con larga trayectoria en Indisa desde los años 70, cuando aún era un edificio de consultas médicas. Desde entonces, su carrera profesional la desarrolló a la par de otras instituciones como el Hospital San Francisco de Borja, Hospital de la Fuerza Aérea y el Hospital San Juan de Dios, para finalmente dedicarse hoy de forma exclusiva a nuestra Clínica. Ha sido por ende, testigo de innumerables cambios que han configurado la historia de Indisa y también de su Agrupación de Médicos AMCI.
Olmedo recuerda que Indisa comenzó con un proyecto de edificio de consultas, pero en sus planos originales ya contemplaba una torre para su futura etapa de Clínica. “Si bien esa torre nunca se materializó, ya que hoy es un edificio de departamentos contiguo a nuestros espacios, recuerdo que sí se habilitó el quinto piso del edificio original para pabellones quirúrgicos, que si bien eran pequeños, funcionaron bien hasta el resurgimiento de la Clínica y más tarde, se planificó lo que hoy vemos de pie”. El actual miembro del directorio de AMCI por tantos períodos gremiales, relata con orgullo cada paso en la expansión de Indisa y en su desarrollo médico, y aclara que la disponibilidad de prácticamente todas las especialidades médicas, una excelente infraestructura clínica y tecnológica, han forjado las bases para futuras etapas como la inauguración del Edificio Los Conquistadores en 2016 y el Proyecto Indisa en Maipú.
Como toda organización, en opinión del doctor Olmedo, tanto Indisa como AMCI encaran nuevos desafíos que exigen cambios. Por una parte, la Clínica se ha transformado en un “hospital privado”, que goza de ese perfil porque es una institución privada de salud que cumple labores hospitalarias; es decir, que entrega atención 24 horas al día, realiza un rol docente, cuenta con alumnos internos y becados, mantiene conexiones con universidades, servicios públicos y con la comunidad. Asimismo, AMCI congrega a más de 400 médicos de un total de 500 que trabajan en Indisa, y que crecientemente comprometen su tiempo y lealtad con las proyecciones de la Clínica. “AMCI inicia su madurez e Indisa se convirtió en un hospital privado, lo que supone nuevos cambios y desafíos por enfrentar en una alianza estratégica”, puntualiza Olmedo.

EL FUTURO DE AMCI: INVESTIGACIÓN, DOCENCIA Y SOLIDARIDAD

Para este miembro activo de AMCI por tantos años, los médicos de Indisa se han unido en torno a la creación de Servicios Clínicos, con jefaturas y horarios completos. “Los hospitales se caracterizan por tener a sus médicos presentes desde las 8 a.m., dedicando sus horas más productivas a la institución, y eso mismo sucede con mayor frecuencia en Indisa”, añade Olmedo. En ese sentido, AMCI observa con orgullo la entrega profesional prioritaria de muchos médicos en Indisa, y para su representante, la Agrupación ha ejercido una fuerza unificadora que hoy alcanza su fase de madurez, y que en ese contexto permite reformular su administración avanzando hacia una sociedad anónima cerrada, con el propósito de lograr un mejor nivel de desarrollo de sus profesionales, especialmente encaminado hacia la investigación, la docencia y su rol solidario ante enfermedades o retiro de alguno de sus médicos.
“Partimos de la nada y en 10 años hemos alcanzado una relación privilegiada con la Gerencia y con el Director Médico, construyendo una alianza basada en el respeto y el reconocimiento recíproco, abriendo positivas expectativas a futuro”, sostiene Sergio Olmedo. Las autoridades de la Clínica reconocen que parte esencial del prestigio alcanzado por su institución responde a los méritos médicos y en ese sentido, Olmedo destaca nuestros hitos en cirugía robótica, cirugía cardiovascular, traumatología, urología, reumatología y otras especialidades que son foco de atracción para internos y becados, así como también para la confianza que hoy depositan los pacientes.
Al ser consultado sobre el futuro de AMCI, el doctor Olmedo confirma con seguridad que lo ve muy promisorio, dado que se trabajaron las confianzas. “Tenemos las puertas abiertas en gerencia y mantenemos, como pocas Clínicas, reuniones mensuales entre AMCI y la gerencia, estrechando nuestra información y comunicación con respecto a iniciativas de ambas partes, y la Clínica está muy alineada con nuestra visión de desarrollo. Y la docencia es clave, ya que un hospital que no enseña, no tiene futuro”.
Para Olmedo, AMCI es una institución “viva” que llaga a todas partes. Y para él, en lo personal, es un orgullo haber visto a colegas que entregan tanto de sí, para impulsar proyectos gremiales, demostrando un altísimo valor humano y un innegable compromiso solidario. “Sin dudas, una Sociedad Anónima nos dará nuevas perspectivas y otras herramientas para seguir progresando como agrupación, y siento que los médicos están entusiasmados y demostrando un alto compromiso para que ese progreso suceda. AMCI es un catalizador para que crezca nuestra Clínica de la mano de sus médicos”, finaliza.